Crisis

March 11, 2019

Si la definición de “crisis” se traduce en una situación grave y decisiva que pone en peligro el desarrollo de un asunto o un proceso, es elemental reconocer que ésta (la crisis), en el ámbito político, se encuentra de forma inminente a punto de estallar, si es que no lo ha hecho ya, luego de que en los últimos días se han acentuado los niveles de presión política al sumarse las voces y elevarse los decibeles en el reclamo, el malestar y rechazo de la sociedad por entero, los organismos privados y los partidos políticos, en contra del mal papel realizado por el autonombrado gobierno independiente y su ahora desangelado, repudiado y recientemente “escondido” líder, “El Jinete sin cabeza”.

 

Los tiempos “campañeros” del ocurrente y dicharachero “compadre” que nos vendió espejitos con la emotiva ternura de su humilde origen, que avasalladoramente nos hipnotizó con una sensible promesa hacia la memoria de su hijo desaparecido, que nos conmocionó con un episodio, casi creo, sacado del más emocionante capitulo del libro vaquero luego de un peliculesco atentado contra su vida y con el altanero respaldo de su irreverente rebeldía y provocadora confrontación, hicieron que el grueso de la sociedad le acompañara de la mano con el entusiasmo desbordado para, en una jornada histórica, desmoronara las estructuras del poder corrupto y ocupar flamante el sitio en la Silla “embrujada” del nuevo gobierno.

 

Y lo que comenzó con discreción como una pequeña bola de nieve que al paso de los días y conforme fue avanzando la campaña, fue creciendo progresivamente en la inercia de los acontecimientos electorales, que resultó sorprendentemente inesperada e improvisada su ascensión para propios y extraños, a grado tal que el mismo “elegido” luego de “partir plaza” triunfante en medio de la muchedumbre montando a su brioso cuaco “Tronado”, tuvo que solicitar 100 días al iniciar su gobierno, para presentar su plan con el que junto con la sociedad, sacaría al “buey de la barranca”. Un tiempo después y algunas prórrogas más, el mentado plan llego, pero “el buey” sigue aún atorado y sumido en la barranca.

 

Y al darse “baños de pueblo” y luego de las pomposas frases vendedoras y triunfalistas pronunciadas cuando tomó posesión como aquella de “se le acabo la fiesta a los bandidos”, “se acabaron los moches y tranzas” y “la corrupción sin llenadera de aquellos que se creyeron reyes y no gobernantes” resultaron tan solo eso, frases pomposas y falsas pues, al resultar “descobijado” en los inicios de su gobierno independiente por los actos de corrupción en las supuestas compras de unos lotes de cobertores, nuestro “jinete sin cabeza”, apenas iniciaba su descalabrado y desastroso camino dirigiendo las riendas de nuestra entidad.

 

Y aquel que se convirtió en el novedoso monarca de las redes sociales con su ejército de “bots” para auto proclamarse en un honrado gobernante surgido del pueblo, que había reducido a cero el “gasto corrupto” en publicidad para justificar de esta manera, los ataques de los medios de comunicación convencionales que fueron descubriendo en el fondo, las triquiñuelas ocultas tras su falsa imagen, se vio rebasado en su incapacidad para conducir a buen puerto los destinos del Estado a grado tal que hoy, la sociedad que un día lo llevó al poder, ha visto, padecido y sentido tristemente lo evidente y le reclama absolutamente su renuncia.

 

Y ante la constante realidad de sus mentiras, nuestro otrora héroe del libro vaquero, ofreció entre muchas otras cosas, una súper y diligente fiscalía para brindar un hospedaje digno de cárcel a los corruptos, transparencia en los concursos gubernamentales, dedicarse enteramente a dirigir el estado sin distracción electoral alguna y someterse a la revocación de mandato, misma que hoy, ante el costo tan alto que está pagando la sociedad al haber confiado los destinos del Estado a un mentiroso, está reclamando.

 

Y aunque el daño hecho, hecho está y los diversos agravios ocasionados por la incompetencia gubernamental difícilmente se pueden subsanar, aún es tiempo de enmendar el terreno y corregir el camino, por tanto, la sociedad unida como cuando votó por él, ahora está buscando entregarle las riendas del poder a un “jinete” más capaz y experimentado pero para ello, se requiere de una verdadera voluntad de que las cosas sucedan, pues las alternativas o los caminos para lograr un cambio en el poder, son revoltosamente diversos.

 

Desde la renuncia voluntaria que por naturaleza propia de la necedad que habita en nuestro Jinete, queda absolutamente descartada. Convocar al escrutinio de una consulta pública para la revocación de mandato, cosa que del propio gobierno independiente no saldrá, o someter a proceso de juicio político la desastrosa actuación del gobernante, podrían ser algunas de las vías para lograr el fin que la sociedad persigue. Eso sin mencionar la posibilidad de la presión en la intervención federal que podría actuar bajo las aguas.

 

Pero en las esferas del poder, donde los que están, se aferran a él y los que no y lo quieren, se pelean por él, los intereses “supremos”, las alianzas, la voracidad, el hambre de poder, los acuerdos y negociaciones, provocarán el auténtico desorden de una verdadera batalla campal entre partidos y políticos que irremediablemente detonará en muy poco tiempo, en una vergonzosa crisis política, que forzosamente tendrá que ser declarada, para el Estado que en otros tiempos fue ejemplar, civilizado, vigoroso y pujante.

 

Ante todo esto, es importante que no perdamos de vista el origen de la crisis que se avecina pues ésta viene como consecuencia del exceso de confianza ciudadana, pero sobre todo, al mal uso de la figura “ciudadana o independiente” creada exprofeso para enriquecer a nuestra muy vapuleada democracia al permitir de manera genuina la participación de la sociedad civil en el papel de actores políticos, y que ha sido manchada y contaminada por la voracidad y hambre de poder de los políticos que, no encontrando alternativa en sus respectivos partidos, han secuestrado esta figura ciudadana aprovechándose del hartazgo social para ofrecer milagrosos remedios de justicia, orden y seguridad, mismos que desesperanzados pero ansiosos, tristemente aún seguimos esperando que llegue, venga de donde provenga.

 

Por hoy es todo amable lector, medite lo que le platico, disfrute la vida y al máximo a su familia, esperando que el de hoy sea para Usted un reparador domingo, nos leemos en cabritomayor.com donde podrá encontrar todas nuestras columnas políticas además de las importantes noticias, artículos y reportajes taurinos, amén de que en “Crack” nos tendrá el próximo viernes en “Por los senderos Taurinos y aquí mismo el próximo domingo.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload